jueves, mayo 07, 2009

Turn your head around!

Y un escalofrio recorrió todo mi cuerpo cuando leí la noticia, vi el cartel y solo alcancé a sonreir como tonta, esta medio increíble pero ya había escuchado rumores, siento como si mi espiritú diera de brincos en un tombling gigante, mi corazón late aprisa y siento un ligero cosquilleo que recorre mi sistema digestivo.
Crecí escuchando una mezcla rara de música, convivia con Mamá, mi Abue, uno Tío, mi hermana adolescente y una prima de unos 25 años, las chachas, y de repente con mi Papá; cada uno con un gusto musical diferente y yo siempre preferí escuchar los acetatos de mi Má donde prevalecia el rock sesentero y setentero, Janis, Jetro tull, ten years after, los Beatles, los Who, Zepellin y Black Sabbath y un largo listado de etc.
Luego en la pubertad me desvié del buen camino, porque de repente me surgió la necesidad de encajar en un lugar que no estaba hecho para mí, sin embargo me lance como el borras y escuche a varios grupetes poperos, a la fecha aún me arrepiento de eso y trato de enterrarlo en lo mas profundo del olvido. Afortunadamente descubrí que ese no era mi sitio y deserté de las filas de ese mundito de cristal cortado, regrese a mis origenes y descubrí nuevas bandas.
Fue en la adolescencia (cuando mis hormonas estaban todas alteradas y mi mentecilla retorcida me hacía estar segura de que el mundo conspiraba en mi contra), que descubrí al thrash metal, tenía doce años y recuerdo claramente que llamó mi atención un riff ponchadísimo, era Slayer con angel of death, dándome la bienvenida al lado oscuro, los ame inmediatamente y empece a investigar como loca acerca de ellos, una cosa llevo a la otra y cada vez que conocía a otra banda thrasher una sensasión extraña inundaba mi ser, de verdad me identificaba con su irreverencia, energía, poder y agresividad. Era como si ellos urgaran en mi mente descubriendo como me sentía, lo que quería gritarle al mundo, las cosas que odiaba y las que amaba; era una interacción mágica cada que pulsaba el play en la grabadora de mi recámara.
Casi amo todos los géneros del metal, pero el thrash es sin lugar a dudas lo mejor que pudo pasarme en el mundo, he conocido a mucha gente valiosa por él, tengo las mejores anécdotas de mi vida sonorizadas siempre por un doble pedal de fondo, he estado en todo tipo de tocadas, desde las mas chafas donde sólo estamos los amigos de la banda que toca, hasta toquines grandes con bandas inetrnacionales, he tenido la suerte de ver a muchas de mis bandas thrasheras favoritas, algunas las he visto mas de una vez y no me importaría hacerlo nuevamente, pero si el cartel es cierto, por primera vez en toda mi jodida vida veré juntas a 4 bandas que marcarón mi vida de forma muy (pero muy) cabrona...
Testament
Sacred Reich
Whiplash
Grave Digger


...Definitivamente este es mi lugar.

6 comentarios:

Uno de los Condenados dijo...

yeaaaaah el metal rules, en un mundo tan atribulado, la música es nuestro mejor valium, así que a disfrutarle ;)

Gastón dijo...

no hay sonido tan poderoso, como lo es el trash, en mis intentos como baterista, he aprendido muy poco del doble pedal, a la par que me parece muy sencillo, nunca he dejado de dar tamborazos con todas mis fuerzas cuando escucho una guitarra furiosa llena de metal... saludos y esas cosas

Rous dijo...

ammmm :D pos viva tu felicidad y a difrutar mi que rida Onda... por cierto como me dijiste que te llamabas o como te gusta que te digan? :D Saluditos con halz haimer (o como se escriba)

pinkykinky dijo...

Barrioooooooooo tsssss Sacred Reich tssssss bandota weno todas estara de rechupete ese tokin.
Y de paso ya tenai un rato que no andaba por aca asi que aqui te dejo mi wella besos.

-nanny. dijo...

huy que suerte tienes

Dacrux dijo...

wow para que se juntaran grupos de mi total unica y loca predileccion en un solo genero aunque sea, solo ocurriria en mis sueños, sniff sniff enhorabuena disfrutalo cuando pase :D